Contribución de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad (Venezuela) a la discusión y generación de propuestas para la construcción colectiva de la segunda fase del Plan de la Patria 2019- 2025

 

BANNERS-RED2-01La Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad, comprometida con la construcción de una patria libre, independiente y soberana, sustentada sobre la base del socialismo, como modelo económico y social transicional a un modo de producción anti capitalista y definitivamente humano, presenta su contribución, producto de reflexiones, discusiones y debates colectivos para la construcción de la segunda fase del Plan de la Patria 2019-2025.
Las y los militantes de esta Red, convencidas y convencidos del papel fundamental y estratégico que juega nuestra revolución Bolivariana para el surgimiento de un mundo nuevo, antiimperialista y contrahegemónico, tenemos como objetivo común, en la consignación de este sistema de propuestas, el fortalecimiento irreversible de nuestra revolución, para llevar a cabo la construcción, indetenible por cualquier fuerza imperial financiera, de nuestro socialismo del siglo XXI, el cual debe ser lumbrera para los pueblos de América Latina y el mundo.
Esperamos pues, quienes hemos participado estas jornadas y subscribimos esta propuesta, que los aportes que hacemos como militantes de este proceso político tributen a la consolidación definitiva de la revolución bolivariana, en este nuevo período de gobierno 2019-2025, el cual tiene el reto histórico de triunfar ante las renovadas arremetidas imperialistas que intentan desesperadamente desarticular los procesos políticos de liberación y emancipación humana; y a este respecto estamos convencidos que la única manera de triunfar es retomando las riendas hacia la plena y autentica construcción del socialismo.

Estructura metodológica
Tomamos como marco de la discusión lo actualmente estratégico para la Revolución: la Soberanía nacional y la Independencia, dada la coyuntura en la cual se desarrolla el proceso político y económico-social – esferas de mayor ataque- de la Revolución Bolivariana, bajo el asedio permanente del imperialismo estadounidense y sus poderes fácticos, cuyo máximo intento es socavar con sus estrategias de “guerra no convencional” el proyecto político de la Democracia Participativa y Protagónica, expresión genuina del Poder Popular en la construcción del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.
Nos concentramos, entonces, en esa dirección, y hacemos de cada uno de los objetivos propuestos, tributarios de ese objetivo inicial de defender nuestra independencia y soberanía, como las dos máximas fundamentales que garantizan la continuidad de nuestra patria, pues como dice nuestro comandante Hugo Chávez, la posibilidad de tener patria pasa necesariamente por el objetivo fundamental de “ganar una patria independiente y soberana” para que podamos vivir bien, con justicia y dignidad.
Se comprende, entonces, que la metodología adoptada gire en torno a ese propósito, en donde cada uno de los Objetivos históricos se entienden transversalizados por los principios fundamentales de independencia y soberanía.
Cada una de las propuestas se desarrollan a manera de objetivos, las cuales por lo general se inscriben en objetivos nacionales, estratégicos y generales originales del Plan de la Patria 2013 2019; pues de lo que se trata es de complementar y reforzar nuestra única hoja de ruta estratégica orientadora de los caminos que deberá transcurrir nuestra Revolución Bolivariana para la plena y auténtica construcción del socialismo: el Plan de la Patria elaborado por nuestro comandante supremo y líder de la revolución Bolivariana, Hugo Chávez.
Además de los objetivos propuestos de manera sustantiva, en algunos de los objetivos originales del Plan, se proponen la agregación complementaria de términos y categorías que refuerzan el carácter revolucionario y estratégico de aquello que signa el objetivo. Estos elementos complementarios se resaltarán con el [color negro encerrados en corchete], para poder identificarlos.

Objetivo histórico 1

Defender expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: La Independencia Nacional

Objetivo nacional

1.1 Garantizar la continuidad y consolidación de la Revolución bolivariana en el poder

1.1.1 Garantizar el fortalecimiento ideológico de la Revolución Bolivariana a través del forjamiento de una conciencia social emancipatoria y el desarrollo hegemónico de una ideología revolucionaria que en tanto tal sea expresión absoluta de un profundo compromiso con la verdad, con la necesaria y urgente construcción del mundo anticapitalista que advendrá, contrario a la falsa conciencia que encubre el desastre imperialista de un sistema anacrónico que amenaza a la humanidad, radicalmente, empujándola fatalmente hacia el abismo

1.1.2 Encaminar definitivamente la centralización de la Banca Pública en una sola gran unidad bancaria pública nacional, altamente dotada e instrumentalizada tecnológicamente y, por tanto, de total cobertura nacional.
Este sistema centralizado de la banca pública, además de sus obvias ventajas ínsitas, ocuparía el mayor espacio bancario nacional y avanzaría, así, hacia la nacionalización progresiva del territorio de la banca privada, lo cual constituye una conquista independentista y soberanista definitiva.

Además, y fundamentalmente, dicha nacionalización garantizaría-como lo indica este objetivo nacional- la continuación de la revolución bolivariana, al acabar de raíz con los saboteos y boicots propiciados por la banca privada y sus intereses financieros en contra de la Revolución Bolivariana y su estabilidad.

1.2 Preservar y consolidar la soberanía sobre los recursos petroleros y demás recursos naturales estratégicos .[Supone la garantía de su uso].

1.2.1.- Mantener y garantizar el control por parte [del gobierno de Estado] sobre PDVSA

1.2.4. Mantener y consolidar el control por parte del Estado de las empresas estatales que exploten los recursos mineros en el territorio nacional.

Objetivo nacional
1.3. -Desarrollar mecanismos de vigilancia y transparencia democrática en todas las instancias de gestión administrativa y operativa de Petróleos de Venezuela.
Objetivos estratégicos y objetivos generales

1.3.1 Establecer un sistema de vigilancia y auditorías permanente de los contratos y negociaciones de PDVSA, en sus diversas instancias, que permita una democratización pública de la información a los fines de sostener una gestión transparente y diáfana en los bienes de la Compañía.

1.3.2 Diseñar un sistema de seguimiento, control y supervisión in situ en cada fase del proceso de producción de hidrocarburos en el negocio de suministro y comercialización de PDVSA.

1.3.3 Crear una policía de inteligencia y científica especial, como garante para una vigilancia eficiente en el control del proceso de refinación, comercialización y mercadeo de la producción de hidrocarburos y sus derivados, cuya gestión sea coordinada por la Fiscalía General de la República, Contraloría General de la República y Asamblea Nacional.

1.3.5.- fortalecimiento y profundización de acuerdos [productivos y] financieros con socios estratégicos

1.3.6.1.- Fortalecer y ampliar los Convenios de Cooperación Energética (CCE).
Los CCE surgen como una propuesta del Gobierno Bolivariano para materializar la unión energética de los pueblos, como un habilitador geopolítico que permita utilizar los recursos energéticos para motorizar el establecimiento de relaciones más justas, solidarias y eficientes en la lucha contra la pobreza, reduciendo las asimetrías económicas y sociales. [Siempre con el criterio de intercambio compensado y desarrollo compartido]
Los CCE acogen los principios de integración energética, solidaridad, complementariedad, comercio justo, fomento de las inversiones en América latina, trato especial y diferenciado a las naciones según sus capacidades.
Estas iniciativas comparten el propósito histórico y fundamental de unir las capacidades y fortalezas de los países que lo integran, para la definición conjunta de grandes líneas de acción política común entre Estados que comparten una misma visión del ejercicio de la soberanía, desarrollando cada uno su propia identidad.
Entre los principales acuerdos energéticos, se encuentran: Argentina, Uruguay, Nicaragua y Cuba, los cuales han servido para recibir como mecanismo de pago de la factura petrolera, bienes y servicios necesarios para el desarrollo social integral del país., tales como: productos agrícolas, máquinas, plantas eléctricas, servicios de salud, equipos médicos y otros.

1.4 Lograr la soberanía alimentaria para garantizar el sagrado derecho a la alimentación de nuestro pueblo

1.4.1 Fortalecer un sistema de núcleos de autoabastecimiento interno basados en una producción autóctona, asociadas a los proyectos: CLAP, programas escolares, programas “todas las manos a la siembra”, entre otros, como procesos de participación comunitaria.

1.4.2 Mejorar y perfeccionar los mecanismos de distribución y comercialización garantizando la definitiva soberanía alimentaria.

Objetivo histórico 2
II. CONTINUAR CONSTRUYENDO EL SOCIALISMO BOLIVARIANO DEL SIGLO XXI EN VENEZUELA, COMO ALTERNATIVATIVA AL MODELO SALVAJE DEL CAPITALISMO Y CON ELLO ASEGURAR LA “MAYOR SUMA DE SEGURIDAD SOCIAL, MAYOR SUMA DE ESTABILIDAD POLITICA Y LA MAYOR SUMA DE FELICIDAD”, PARA NUESTRO PUEBLO.

Objetivo nacional
2.1 Propulsar la transformación del sistema económico, en función de la transición al socialismo bolivariano, trascendiendo el modelo rentista petrolero capitalista hacia el modelo económico productivo socialista, basado en el desarrollo de las fuerzas productivas

2.1.1 Romper con el capitalismo como la primera condición fundante e históricamente imprescindible para la perdurabilidad de la independencia, en tanto primera fase de la construcción del proceso de liberación que, en su madurez, marcha hacia la conquista y consolidación de la soberanía. Todo lo cual sólo es realmente posible sobre fondo de la progresiva transformación revolucionaria de nuestra sociedad, aún capitalista, en una sociedad anticapitalista, socialismo mediante, inexorablemente.
A este respecto la consolidación y expansión de la independencia y de la soberanía no será posible sin la profundización y la radicalización genuina de la construcción del socialismo.

2.1.3.1 Construir una cultura del trabajo que se contraponga al rentismo mediante el impulso de la formación desde la praxis del trabajo, conciencia del trabajador y trabajadora, como sujetos activos- colectivos del proceso de transformación y participación democrática del trabajo bajo los más altos intereses nacionales. [El trabajo entendido en su más amplio sentido y con sus diversas determinaciones: vuelta al campo: faena dura pero colectiva, útil, estacionaria (tiempo libre/esparcimiento / estudio)]

2.1.3.1.1 Hacer relevante el rol revolucionario de los consejos socialistas productivos de trabajadores (para mejor llamarlos) en la organización y participación directiva de todas las unidades de producción nacionales, sean capitalistas o socialistas, en conjunción relativa y aproximativa con los sindicatos, e invariablemente articulados con las diversas formas organizadas del poder popular; porque la Independencia debe pasar, necesariamente, por la liberación y participación activas de la clase del trabajo, la cual ha encontrado en estos consejos su instrumento más insurgente y revolucionario. En realidad, se trata que los de abajo gobiernen desde arriba y los de arriba gobiernen desde abajo, hasta que la solución de la lucha de clases vaya determinando la desaparición estructural de estos dos niveles.

2.1.3.4. Contribuir con el bienestar [cultural y] socioeconómico del entorno donde se asienten las unidades productivas [ y los nuevos urbanismos] en una política de punto y círculo, dando cabida a la participación popular en procesos sociales y económicos así como de contraloría social. Las unidades de mayor escala propiciarán ramificaciones de insumos a escala comunal, para cooperar en la satisfacción de las necesidades de nuestras comunidades.

2.2.1.2.- asegurar el desarrollo físico, cognitivo, moral y ambiente seguro y saludable de trabajo [,hábitat] y de seguridad social gratificante.

2.2.1.3.- Superar las relaciones de trabajo disfrazadas de trabajo asalariado.

2.2.1.3.1 Conquistar la construcción simultanea de la hegemonía del trabajo en contra de la hegemonía del capital.
El trabajo, la más poderosa fuerza productiva de la historia humana, debe comenzar, radical y estratégicamente, a desplazar al capital de todos los espacios que hegemónicamente ostenta y materialmente ocupa en la totalidad de nuestra formación social, abatiéndolo y signándolo como el lugar fundamental desde el cual, hegemónicamente, es determinada la racionalidad omnímoda que aún organiza, soslayadamente, nuestro sistema social, en gran medida.
Construir la hegemonía del trabajo, teórica y prácticamente, debe ser, de fondo, el objetivo de cada objetivo de este Plan, manifiestamente.
Esta construcción revolucionaria, alternativa e imprescindible, de la hegemonía del trabajo contra la hegemonía del capital, es un proceso que genera, desde sí y para sí, necesariamente, la unidad de la teoría y la praxis revolucionarias, a través del desarrollo progresivo de una conciencia social emancipatoria, propulsada por la ideología revolucionaria que es, indiscutiblemente y a todas luces, aquella ideología comprometida con la verdad, con el fin de la dominación imperialista “globocolonizante”, como el único futuro posible para la vida humana; y como radicalmente contraria a la “falsa conciencia” con la cual se pretende la eternizadora justificación y la defensa del orden social de la reproducción del capital.

2.2.1.24 Profundizar la participación política y protagónica de las mujeres en el Poder Popular

2.2.1.24.1Profundizar el aspecto de la solidaridad social del trabajo, con enfoque étnico racial y de género, y a partir de las contribuciones fundamentales de los movimientos de mujeres y feministas, y sus aportes en lo tocante a la construcción del socialismo, así como las diversas expresiones de las luchas sociales.

2.4.1.2 Reforzar el acervo moral del Pueblo venezolano mediante la promoción de los valores del socialismo, la ética y la moral socialista, la formación y autoformación socialista, la disciplina consciente basada en la crítica y la autocrítica, la práctica de la solidaridad y el amor, la conciencia del deber social y la lucha contra la corrupción y el burocratismo.

2.4.1.2.1 fortalecer, como país soberano, el socialismo del siglo XXI, y consolidar el bien más preciado de nuestra patria: la independencia, dentro del marco institucional de las universidades públicas nacionales y municipalizadas, democratizando el conocimiento e interpretando la realidad objetiva de la sociedad, a través del debate sociopolítico y cultural de las diferentes corrientes ideológicas, para alcanzar como país de paz, la paz permanente.

2.4.1.3 Adecuar los planes de estudio en todos los niveles para la inclusión de estrategias de formación de valores cónsonos con la nueva sociedad que estamos labrando

2.4.1.3.1 Aunar esfuerzos institucionales y colaborativos entre diferentes ministerios (Cultura, Educación, Comunicación, Alimentación, Defensa, Ambiente, Turismo, entre otros) para la realización del diseño y la implementación de planes y programas conjuntos, destinados a difundir en todos los niveles la importancia de entender nuestra independencia y lo fundamental que es consolidar nuestra soberanía. Para ello es importante educar en función de valores patrios, los cuales deben sembrarse en los primeros niveles educativos; reeducando a su vez a las grandes mayorías en sus centros de trabajo, en los consejos comunales, en las comunas, en las organizaciones sociales, y todos los medios posibles; retomando, para este objetivo, el concepto de “toda la Patria, una escuela”.
Es fundamental crear y difundir de manera creativa y agradable programas participativos y protagónicos que democraticen la formación colectiva.

2.5.7.2 Fortalecer el uso de los medios de comunicación como instrumento de formación para la transición al socialismo, potenciando los valores ciudadanos, así como el uso responsable y crítico de los medios de comunicación. En esta tarea, se hace indispensable fomentar la investigación sobre la comunicación como proceso humano y herramienta de transformación y construcción social.

2.5.7.2.1 Reforzar el papel de los medios en su función educadora con innovaciones programáticas culturales atractivas (micros, entrevistas, documentales, reportajes; animaciones…) que nos refuercen nuestros principios patrióticos.

Objetivo histórico 3
III. CONVERTIR A VENEZUELA EN UN PAÍS POTENCIA EN LO SOCIAL, LO ECONÓMICO Y LO POLÍTICO DENTRO DE LA GRAN POTENCIA NACIENTE DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, QUE GARANTICEN LA CONFORMACIÓN DE UNA ZONA DE PAZ EN NUESTRA AMÉRICA

3.4 Contribuir con el desmontaje del antihistórico y nefasto sistema imperial y neocolonial

3.4.1 Garantizar los mecanismos necesarios que permitan comenzar a descolonizar y despatriarcalizar la educación, en todos sus niveles.

3.4.2 Auspiciar el derrumbe del eurocentrismo colonial y otras formas de penetración ideológica neocolonizante, instaurado en nuestros centros educativos, mediante la reproducción del Mapa Mundi propuesto por el alemán Arnold Peters y/o el ruso Emma Gallo, conocida como proyección Aitoff, en los cuales se desmonta la falsa dimensión geográfica de los países europeos, en donde se reproduce la visión y concepción imperial y colonialista europea del mundo. Es de vital importancia producirlos y reproducirlos directamente en los salones de clases entre las y los maestros y las y los estudiantes.

3.4.3 Combatir, desde la unidad de la teoría y la praxis, la penetración ideológica del neoliberalismo tecnocrático, presente en los programas formativos y culturales en las universidades , colegios y demás instituciones públicas y privadas a nivel nacional.

3.4.3 Desarrollar mecanismos para la descolonización y despatriarcalización de la cultura y todas las estructuras sociales.

Objetivo histórico 4

IV. CONTRIBUIR AL DESARROLLO DE UNA NUEVA GEOPOLÍTICA INTERNACIONAL EN LA CUAL TOME CUERPO EL MUNDO MULTICENTRICO Y PLURIPOLAR QUE PERMITA LOGRAR EL EQUILIBRIO DEL UNIVERSO Y GARANTIZAR LA PAZ PLANETARIA.

4.4.1.2 Denunciar los tratados y acuerdos bilaterales que limiten la soberanía nacional frente a los intereses de las potencias neocoloniales (promoción y protección de inversiones)

4.4.1.2.1 -Promover en el seno de los organismos multilaterales y en las instituciones financieras internacionales la conformación de grupos de países comprometidos en denunciar el cerco financiero aplicado por Estados Unidos contra Venezuela y otros países a través del Departamento del Tesoro y la Reserva Federal de Estados Unidos.

4.4.1.3 -Proponer en Naciones Unidas y otras instituciones internacionales, en alianza con el Movimiento de países No Alineados y los 77 más China, entre otros, proyectos de leyes contra el terrorismo financiero, nueva modalidad de agresión de los países imperiales para socavar la soberanía e independencia de los pueblos libres del mundo a través del intervencionismo financiero.
Las agresiones aplicadas por el gobierno de Donald Trump contra Venezuela responden a la guerra financiera como una nueva modalidad del intervencionismo estadounidense. Las sanciones impuestas por Donald Trump a Venezuela el 25 de agosto son mecanismos financieros del Tesoro de EE.UU (FED) para cercenar el derecho de Venezuela a comerciar libremente en el mercado mundial, recibir el pago de dividendos a su empresa-pivote de la economía nacional, PDVSA; ofertar nuevas emisiones de bonos de la empresa petrolera y de la deuda pública a través del Banco Central de Venezuela (BCV); adquirir en el exterior alimentos y medicinas; acceder a la compra de insumos tecnológicos y científicos para las industrias y desarrollo científico del país, entre otros.
Su imposición proviene de la dependencia de los países al dolarcentrismo que atrapa e integra al FMI las transacciones financieras, bursátiles y comerciales del sistema capitalista mundial por lo menos desde los acuerdos de Bretton Woods al concluir la II Guerra Mundial.
Las estrategias del imperialismo, en el marco de la “guerra no convencional,” desde hace más de una década, viene implementando las guerras financieras contra países donde pretende derrocar al presidente o jefe de Estado, desmontar el Estado nación y tomar control de sus recursos estratégicos. Lo desarrolla a través de la Reserva Federal (FED) y lo instrumentaliza la Secretaría del Tesoro que lo apalanca.

4.4.2 Reducir a niveles que no comprometan la Independencia Nacional el relacionamiento económico y tecnológico con los centros imperiales de dominación.

4.4.2.1 controlar, a partir de nuestra naciente criptomoneda (el Petro), nuestra relación con el mercado internacional para la compra, directamente por parte del Estado, de todos los insumos que la producción y comercialización, nacionales, requieran; lo que prácticamente representa una franca y necesaria nacionalización del comercio exterior.
El Petro debe ser el instrumento idóneo para cristalizar este importante paso en la construcción continuada de nuestra independencia y soberanía sostenibles y verdaderas. Nos aproximamos a crear nuestra independencia financiera; y esto es posible gracias al poderoso carácter “neofiduciario” de nuestro Petro, proveniente de sus incuestionables y sólidos avales materiales, y de su inherente condición tecnológica de estar permanentemente inmerso en una transparente “cadena de bloques” (blockchain) .

 

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *