“O nos amamos los unos a los otros o nos morimos todos” Comunicado de la Red de Intelectuales y Artistas en defensa de la Humanidad en Homenaje al Padre Miguel D’Escoto

sEl fuero revolucionario se gana en la lucha, la conciencia ética en el uso liberador del poder, y la dignidad humana en el amor al otro. Pocas veces esta tríada ha estado tan firmemente urdida como en la persona de Miguel D’Escoto Brockmann.
Ordenado sacerdote, encontró el camino de la opción por los pobres militando en la Teología de la Liberación y dando todo su apoyo a la Revolución Sandinista. Allí, junto con el pueblo nicaragüense se hizo luchador.
Con el triunfo del Sandinismo, el Padre D’Escoto llevó la verdad del pueblo nicaragüense a todos los rincones del mundo, su voz se hizo internacional hasta presidir el sexagésimo tercer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 4 de junio de 2008. Allí, con conciencia liberadora llamó a trascender los discursos para pasar a la acción firme teniendo como norma inquebrantable la solidaridad humana.
Su militancia junto a los pobres y su discurso crítico lo hicieron merecedor del castigo Papal a manos de JuanEl fuero revolucionario se gana en la lucha, la conciencia ética en el uso liberador del poder, y la dignidad humana en el amor al otro. Pocas veces esta tríada ha estado tan firmemente urdida como en la persona de Miguel D’Escoto Brockmann.
Ordenado sacerdote, encontró el camino de la opción por los pobres militando en la Teología de la Liberación y dando todo su apoyo a la Revolución Sandinista. Allí, junto con el pueblo nicaragüense se hizo luchador.
Con el triunfo del Sandinismo, el Padre D’Escoto llevó la verdad del pueblo nicaragüense a todos los rincones del mundo, su voz se hizo internacional hasta presidir el sexagésimo tercer período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 4 de junio de 2008. Allí, con conciencia liberadora llamó a trascender los discursos para pasar a la acción firme teniendo como norma inquebrantable la solidaridad humana.
Su militancia junto a los pobres y su discurso crítico lo hicieron merecedor del castigo Papal a manos de Juan Pablo II, que suspendió su sacerdocio. Ello no le impidió continuar llenando de amor las luchas de los pueblos por un mundo más justo. Su vida se elevó a la máxima dignidad al siempre reconocer que sólo con la solidaridad en el reconocimiento mutuo, la humanidad logrará resolver sus más profundos conflictos. En consonancia con este compromiso, buscó unir sus esfuerzos al de otros luchadores y así participó en 2003 en la fundación de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en defensa de la Humanidad, convirtiéndose luego en el coordinador del Capítulo Nicaragüense de la REDH
Reconozcamos y continuemos su legado, in caritate non ficta, con amor no fingido como a él le gustaba decir.
¡Venceremos! Pablo II, que suspendió su sacerdocio. Ello no le impidió continuar llenando de amor las luchas de los pueblos por un mundo más justo. Su vida se elevó a la máxima dignidad al siempre reconocer que sólo con la solidaridad en el reconocimiento mutuo, la humanidad logrará resolver sus más profundos conflictos. En consonancia con este compromiso, buscó unir sus esfuerzos al de otros luchadores y así participó en 2003 en la fundación de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en defensa de la Humanidad, convirtiéndose luego en el coordinador del Capítulo Nicaragüense de la REDH
Reconozcamos y continuemos su legado, in caritate non ficta, con amor no fingido como a él le gustaba decir.
¡Venceremos!

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *