NO, DE NINGUNA MANERA, WILLIAM OSPINA

chavez-puño-2A la carta dirigida al Presidente Nicolás Maduro por parte del escritor William Ospina, a quien hemos creído un compañero solidario, le decimos ¡NO, DE NINGUNA MANERA!

Es posible deducir de la carta publicada por Ospina una preocupación sincera por los estragos que causa en el pueblo venezolano el ataque enloquecido de los terroristas asalariados desde USA. Es perceptible el reconocimiento de Ospina a los muchos e históricos logros de la revolución socialista alentada por Hugo Chávez y es claro su deseo de contribuir a pacificar al país frenando la barbarie derechista hija de odios de clase y del golpismo saqueador. Pero ¡Liberar a López!  Es inaceptable y suicida.

Dice Ospina: “Pero las revoluciones tienen sus pausas y sus reveses”; pero eso no supone Sr. Ospina darlos por hechos ni mucho menos adelantarlos cobardemente renunciando a la lucha.

Dice Ospina que se debe: “…conceder una amnistía presidencial al opositor Leopoldo López y otros prisioneros por causas políticas, y revocar la inhabilitación del líder opositor Henrique Capriles”; lo cual es una petición que ofende, desconoce el valor de la justicia y niega todo el sacrificio y el legado del Comandante Chávez que tanto alaba al comienzo de su carta.

Supone que López es “preso político” cuando es un criminal recluido por causas cuyo proceso judicial cuenta con evidencias de todo tipo y que en Estados Unidos merecería cadena perpetua o pena capital; supone que la inhabilitación de Capriles es un capricho revanchista o acaso un rencor juvenil, sin enterarse de las mil y una aventuras delincuenciales y anti-sociales que lo someten al escrutinio de la ley. Son absurdas las propuestas de Ospina y las repudiamos por impertinentes, ilógicas e irrespetuosas.

Ospina, reconocido muchas veces por Venezuela por su talento y su obra, comete ahora un error muy costoso y un desvarío de lesa humanidad. No se puede estar del lado de los criminales ni se puede pedir que se los “perdone” a costa de mancillar el dolor y la memoria de las víctimas. No se puede “negociar” la paz al precio de arrodillar a la justicia. Es una sinrazón y es una claudicación inaceptables.

¿Y qué lo mueve, además, a dirigirle una carta al legítimo Presidente Constitucional de la República Nicolás Maduro casi ordenándole que entregue la revolución? ¿Por qué no se la dirige más bien a la oposición, pidiéndole que en aras de la paz del país asuma de una buena vez el camino democrático, deje de clamar por una intervención extranjera, vuelva a la legalidad desincorporando los 3 diputados ilegítimos y espere con calma las prontas elecciones de gobernadores y alcaldes, y más adelante las presidenciales, y con ello contribuirá a que ningún otro venezolano o venezolana tenga que morir en manos de sus huestes enloquecidas? Eso sí sería digno Sr. Ospina y la América toda se lo reconocería.

28 de abril de 2017

SECRETARÍA OPERATIVA DE LA RED DE INTELECTUALES, ARTISTAS Y MOVIMIENTOS SOCIALES EN DEFENSA DE LA HUMANIDAD

También podría interesarte:

1 comentario

  1. Silvio vitola dice:

    La revolucion bolivariana no puede graciosamente entregarle el poder a la derecha facista porque miles de chavistas moririan a manos de ellos .la historia no miente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *