Lucha mediática Alexander Torres Iriarte

coBolívar lo comprendió rápido: la contienda no sólo era con bayonetas, sino con argumentos. Supo que la verdadera libertad está en la mente. En este sentido, muchas fueron las iniciativas hechas por el Libertador en la creación de la “artillería del pensamiento”.
El Correo del Orinoco tuvo una vida prolongada -desde el 27 de junio de 1818 hasta el 23 de marzo de 1822-, pese a las adversidades de la guerra de la Independencia, siendo el Dr. Francisco Antonio Zea su primer redactor y teniendo entre sus colaboradores las plumas de pensadores universales, tales como Juan Germán Roscio y Manuel Palacio Fajardo, entre otros. Simón Bolívar también dejará su huella con el seudónimo de J. Trimiño. Bajo la responsabilidad del impresor belga Andrés Roderick se concretaba así un sueño postergado por el hombre grande de América: una imprenta a la merced de las ideas independentistas. Por ello, no se puede divorciar la creación del Correo del Orinoco de una preocupación que ya le manifestara Simón Bolívar a su consejero Fernando de Peñalver, quien se encontraba en Trinidad el 1° de septiembre de 1817: “…Sobre todo mándeme usted de un modo u otro la imprenta que es tan útil como pertrechos..”. En sus páginas nos topamos con acontecimientos mundiales dignos de recordar por siempre, tales como el “Grito de Dolores” o las acciones bélicas de Boyacá y Carabobo.
En la sección Avisos de su primer número, fechado sábado 27 de junio de 1818 Andrés Roderick escribe: “1°. Se suscribe á esta Gazeta en la Imprenta ó en a casa de la Capitanía del puerto a razón de un peso corriente (adelantado) por cada mes para esta Capital; y de treinta reales por tres meses para las Provincias dando la dirección para remitirla por los Correos – A los Subscriptores de la Capital se les mandará a casa antes de darla al Público (…) 3°. Deseando el GEFE SUPREMO multiplicar los Establecimientos Tipográficos ha determinado que por ahora se instruyan tres JOVENES en el Arte de la Imprenta. Se dará la preferencia a quienes sepan leer y escribir correctamente. Estos jóvenes serán mantenidos por el Estado, y luego que se hallen regularmente instruidos se les dará una colaboración conveniente. Los que quieran entrar en esta carrera se presentarán en la Imprenta”.
El Correo del Orinoco fue una publicación de importancia indiscutible en la Historia latinoamericana. Como periódico venezolano inspirado por Hombre de las dificultades, luego de concretar para beneplácito de los republicanos la Campaña de Guayana, fue vehículo de difusión efectivo que contrarrestó la influencia de la Gaceta de Caracas, instrumento, este último, de la parte realista que cobraba terreno en el campo ideológico. El Correo del Orinoco comprende un esfuerzo que alcanzó publicar 133 números donde se condensa el anhelo de una nación libre y soberana. En el Correo de Orinoco se resalta el papel que tuvo y tiene la opinión pública en la construcción de una sociedad más justa y emancipada.

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *