Una sensibilidad especial

piarSe tiene como la versión más acertada que Manuel María Francisco Piar nació en Willemstad, Curazao, en 1774. Llegaba al mundo quien fuera hijo de Fernando Alonso Piar y Lottyn, un piloto mercante español originario de las Islas Canarias y de María Isabel Gómez Quemp, una curazoleña de ascendencia africana. Tuvo tres hermanos Felipe, Juan y María Isabel Piar y se unió en matrimonio con María Marta Boom el 8 de abril de 1798, en su ciudad nativa. De origen humilde y perteneciente a la casta de los “pardos”, grupo social que conformaban la mayoría de la población venezolana y que constituían el grueso de la mano de obra. Desde el siglo XVIII se generalizó en Venezuela el empleo del término para designar, no sin ambigüedades, a los que descendían del cruce étnico entre negros y blancos. Los pardos realizaban los más diversos oficios, desde las ocupaciones artesanales hasta los trabajos más duros en las haciendas y plantaciones. Su situación social fue inferior a la de los blancos, lo que ya rebela las condicionantes sociales en las cuales se movió Manuel Piar dentro de la vida colonial.

Manuel Piar fue un autodidacta, que debido a su espíritu de autosuperación se forjó una formación intelectual respetable, lo que le facilitó el dominio de varios idiomas: holandés, español, francés, inglés, papiamento de su lar nativo, el patua o creole de Haití, y el guinés, lengua africana hablada en Curazao entre los esclavizados.

Cuando contaba 20 años, contribuye a la liberación de Venezuela del yugo español, lo que lo hace participar en el movimiento revolucionario Manuel Gual y José María España, sofocado en 1797. La intentona se centró en Caracas, Santa Lucía y otros pueblos vecinos. El movimiento fue respaldado por los sectores medios de la sociedad, con el protagonismo de pardos, principalmente artesanos y militares, algunos blancos criollos y peninsulares y hasta esclavizados; además de abogados, comerciantes, curas y pedagogos. El contrabando de literatura prohibida a favor de la libertad, igualdad y fraternidad de la Revolución Francesa, preparaba el terreno para la insurrección. Defendía la abolición de la esclavitud; la destitución de las autoridades españolas en Venezuela; creación de una República con la unión de las provincias de tierra firme de Caracas, Maracaibo, Cumaná y Guayana; declaración de los derechos de libertad, igualdad, propiedad y seguridad; igualdad entre las clases sociales, abolición de la esclavitud y eliminación del tributo indígena; libertad de comercio y producción; la prohibición de la salida del oro y la plata; y por último la eliminación de los derechos de alcabala.

Una vez que escapa de Venezuela por el fracaso de la insurrección, Piar comanda un buque haitiano a las órdenes de los generales Jean Jacques Dessalines, Alexandre Petion y Chris Brown. Como factor fundamental de la Revolución de Haití estuvo las contradicciones del sistema esclavista, elementos definidores en la vida de Manuel Piar.

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *